Warholidays

Por estas fechas mi abuela, de su paga extra de viudedad, repartía una propina entre sus trece nietos. Mi padre nunca permitió que lo atesorasemos a lo tío Gilito y casi nos obligaba a invertir ese aguinaldo en algo que nos la recordase. Así fue como empecé a comprar algunos libros de arte y como acabé relacionando al albino Warhol, rey del consumo y del coleccionismo, con mi abuela Balbina.

En el Pop las apariencias engañan y en Warhol más. Hoy un coach nos diría que Andy es un iceberg que mostraba una faceta pública pero que reservaba, para su ámbito privado, tras sus gafas y sus pelucas, creencias y valores por descubrir. Esa dimensión oculta, relacionada con el consumismo navideño, la solidaridad y la religiosidad, es lo que me gustaría compartir con vosotros usando esta preciosa y colorista serigrafía de una Flor de Pascua.

Andy Warhol y Truman Capote Andy Warhol, Christmas Tree

El consumismo y las War-ho-ho-ho postales

En los 50, Tiffany & Co encargó a Warhol unas tarjetas navideñas y dibujos para las fiestas. Podría parecer una tarea poco atractiva para el frío y hermético Andy; sin embargo produjo cientos de visiones de la Navidad perfecta, tal como le hubiese gustado disfrutarla1, al estilo de las ilustraciones de Norman Rockwell con las que creció y que le parecían algo muy lejano. Warhol amaba todo lo pop y por supuesto la Navidad más kitsch.

Generosidad y solidaridad

En los años 70, al rico Warhol le encantaba presentarse como un Mr Scrooge, frío e insensible; sin embargo, tenía talento para hacer regalos y era más bien generoso: hizo regularmente obras de caridad con neoyorquinos sin hogar en la Iglesia de Heavenly Rest, sirviendo platos y limpiando en comidas comunales. Además sufragó los gastos de los estudios de su sobrino para ser sacerdote.

Era un sibarita al que le gustaba cenar en los mejores restaurantes de Nueva York; a menudo pedía comida para dos y guardaba en una bolsa uno de los menús que después ofrecía a algún sin techo de camino a casa.

También se sabe que fue un amante de los gatos: llegó a vivir con veinticuatro siameses que se llamaban Sam (menos uno que se llamaba Hester); en los últimos años los sustituyó por perros.

Andy Warhol, Angel Andy Warhol, Mixed Objects

Iconos bizantinos y religiosidad

Con Andy nunca te dejes llevar por las apariencias… Este fan de Juan Pablo II confesó haber guardado el celibato, llevar un crucifijo al cuello e incluso, cuando viajaba, su misal y su rosario. Tras su muerte se supo que todos los días entraba en la iglesia; llegaba a media tarde y se sentaba en los últimos bancos para no llamar la atención, encendía una vela y rezaba durante quince minutos en una capilla lateral.

Esta dimensión religiosa llevó a Pasolini a decir que Warhol producía imágenes como los bizantinos, frontales y seriales, en las que las serigrafías doradas Gold Marilyn Monroe sustituyen a los iconos a lo Andréi Rubliov.

Termino —¡tenemos a Warhol hasta en la sopa!— esperando haberos descubierto, en la aparente irreverencia de sus pinturas, algo de la espiritualidad interior que todos tenemos oculta.

  1. La Cápsula del tiempo número 27 contiene adornos de navidad, sombreros, correspondencia y ropa que recuerdan a su entorno familiar… Cuánto espacio se hubiera ahorrado en casa con unos tableros en Pinterest.

Andy Warhol. Entrevistas

Blackie Books

Blackie Books presenta las mejores entrevistas (casi todas inéditas en español) con Andy Warhol realizadas entre 1962 y 1987, desde aquella famosa en que respondía solo con monosílabos (cosa no del todo cierta) hasta una donde explica cómo vivir la vida era parecido a ver la tele hasta que intentaron matarlo.

Regalar