Durero 2.0

A nuestro primer árbol de Navidad le llamamos Eric I el Breve porque no llegó vivo a la noche de Reyes. Le siguió una numerosa dinastía: Eric II Señor de Lens se trasladó al jardín de nuestra amiga María, Eric III el Calcinado vivió en un campo en Coruxo hasta el verano 2006 en el que el calor de los incendios forestales secaron sus hojas… En Adviento hemos tenido el Eric de Snoopy y Carlitos y este año me ilusiona traer el Eric de Durero.

Esta delicada acuarela sin tierra ni raíces, dibujada con máximo detalle en todas sus ramas ligeramente ascendentes, seguramente destinada a un herbario, me ha cautivado, así como todo lo que conocía de él y lo que he leido últimamente de Alberto Durero como hipster de su tiempo.

Gurú y emprendedor

Fue precursor de los cursos de formación con la publicación de sus libros. Su Teoría de las proporciones inició la pedagogía visual. Realizó viajes de aprendizaje para descubrir la obra de los mejores pintores y así educarse a sí mismo.

Pionero en networking

Estudió las necesidades de mercado cuando visitaba talleres en Alemania y estableció una red de contactos en sus viajes de negocios.

Bloguero

Bloguero de moda con muchos followers1 y defensor de la idea de marca personal, no sólo con sus selfies de caballero distinguido —llevaba barba cuando los demás no y marcaba tendencia en el vestir—, sino sobre todo, por su potentísimo monograma-logotipo inconfundible.2

Amante de los animales

Sus liebres y rinoceronte son unas de las láminas más reproducidas de la historia del arte… además, el cerdo de durero ha podido ser recreado en la actualidad gracias a la precisión increíble de sus grabados. Gracias a él se pudo saber cómo era el cerdo doméstico en el año 1500 y recuperar la cría del mismo.

Defensor de los derechos de autor

Durero inició una de las primeras demandas por plagio3 por utilizar su monograma en unos grabados que fueron vendidos en la Plaza de San Marcos, iniciando el Juicio en Venecia contra Macantonio Raimondi.

Emoticonos

Muchas de sus obras han conseguido la condición de icono. Siempre me pareció que el estudio de las Manos que oran, dibujadas en papel azul veneciano, son representativas de las Adoraciones de Navidad. Responden a lo que Leonardo denominaba gramática de las expresiones, donde el gesto reemplaza a la palabra — como la fábula que circula sobre su origen. Además me gustaría asegurar que son el origen del emoticono del rezo en WhatsApp, aunque en todas partes dicen que se trata del saludo asiático del Námaste.4

Reconocimiento en su época

Además de ser el primer gran artista en llegar a las masas con su arte (y nunca a costa de la calidad), su amigo Erasmo de Rotterdam escribió:

«En verdad, consigue representar lo que no puede representarse: rayos de luz, truenos, relámpagos… todas las sensaciones y emociones: en resumen, el espíritu humano completo, tal como se refleja en los movimientos del cuerpo, y casi hasta la voz.»

Y así era: llegó a pintar un rinoceronte que jamás vio, la melancolía y hasta sus sueños.

  1. Se me ocurren como posibles Durero followers: Tolkien a la hora de diseñar su monotipo, los desnudos de Egon Shiele, la preocupación por el detalle y la naturaleza de Fiedrich, y las técnica de mercadotecnia de Warhol.

  2. En la portada del libro La Geometría de Alberto Durero podemos ver el escudo de armas de la familia donde se incorpora una puerta abierta (ya que el apellido de la saga está relacionado con el lugar de nacimiento de su padre que significa Puerta en húngaro y se tradujo como Dürer al alemán). Según esto, Alberto crea el monograma con sus iniciales: la A representaría el marco de una puerta y la D en su interior el portero.

  3. A Claudio de Lorena también le copiaron y vendían reproducciones de sus obras lucrándose. Para evitarlo elaboró un libro de invenciones o libro de la Verdad en el que registró todas sus obras inventariándolas con todo detalle.

  4. Hoy hace un mes fue el día de difuntos y éste es el epitafio grabado en la tumba de Alberto Durero QUIC-QUID ALBERTI DURERI MORTALE FUIT, SUB HOC CONDITUR TUMULO, ideado por su amigo Pirckheimer: cuanto de mortal mortal hubo en Alberto Durero queda cubierto por este sepulcro. Seguro que le habría gustado tanto como saber que la lápida de Andy Warhol es un homenaje a su imagen más religiosa, Las manos que oran. Supongo que Warhol a su vez estará contento de que sus admiradores adornen su lugar en el cementerio de Pittsburg con latas de sopa Campbell o botellas de Coca Cola y que los internautas podamos ver en vivo su tumba con una webcam.

Dürer. Watercolors and Drawings

Taschen Deutschland Gmbh+

Por si el paño para limpiar gafas impreso con la liebre de Durero no os gusta lo suficiente, John Berger explica a Durero en 95 páginas.

Regalar