Sal y buena suerte

Tras el primer a√Īo trabajando juntas, una nueva compa√Īera me regal√≥ un tarro de sal que trajo de sus vacaciones en Ibiza, la sorpresa fue doble ya que nunca me hab√≠an regalado un bote de la √ļnica roca comestible ni tampoco hab√≠a reflexionado sobre el simbolismo de tan bonito detalle. Raquel sab√≠a del valor del condimento m√°s antiguo del mundo, utilizado para conservar alimentos, adem√°s de su significado sobre la permanencia y la estabilidad de la amistad.

As√≠, los saleros, como recipientes de tan preciados materiales cristalinos, fueron considerados desde la antig√ľedad cl√°sica como atributos de la prosperidad familiar y, cuando se vest√≠a una mesa, lo primero que se colocaba era el salero a modo de hospitalidad. Estas piezas llegaron a formar parte de los bienes que se heredaban de padres a hijos1 y fueron objeto de dise√Īo con los materiales m√°s ricos de la mano de los orfebres m√°s prestigiosos a la vez que aumentaba el deseo de robarlos por parte de los delincuentes. Benvenuto Cellini con una personalidad pendenciera2 y humanista reuni√≥ ambas caracter√≠sticas: la de delincuente (cuando fue acusado y encarcelado por robo de joyas) y la de ser el mejor dotado entre los broncistas y orfebres, llevando a la categor√≠a de arte escult√≥rico al Salero que forj√≥ para el Rey Francisco I de Francia3.

Grabado del salero del rey Francisco I de Francia, obra de Benvenuto Cellini

En este salero las figuras sentadas de Neptuno y Ceres entrelazan sus piernas recordando la manera en el que el mar y la tierra penetran el uno en la otra. El hombre est√° sentado en una concha marina y tiene una barca d√≥nde se coloca la sal fruto de sus dominios, se reconoce su divinidad por el tridente y por los animales del oc√©ano que le acompa√Īan. La diosa, recostada sobre montes y llanuras porta una cornucopia como s√≠mbolo de su abundancia y, en un templete j√≥nico que tiene a su lado, es d√≥nde guarda la pimienta, el fruto de la tierra. lo esta posici√≥n de los personajes, el artista simbolizaba c√≥mo se produce la sal marina de la uni√≥n del agua del mar que queda en tierra cuando se evapora el agua. El artista aventurero completa la pieza cuando adorna en su base de √©bano, con las alegor√≠as del tiempo la Aurora, el DiŐĀa, el CrepuŐĀsculo y la Noche4 y sin dejar nada al azar, con suma delicadeza, incluye a los cuatro vientos principales, BoŐĀreas, Noto, Euro y CeŐĀfiro.

Salero de cristal de roca en forma de delfín, Giovanni Battista Metellino, 1700 Copa con sirena de oro, Tesoro del Delfín, 1570

Con objetos como el salero de Cellini se afianz√≥ la costumbre de adquirir piezas suntuarias como escenograf√≠a del prestigio y del poder de los reyes ante sus s√ļbditos y frente a las monarqu√≠as vecinas. En la colecci√≥n del Tesoro del Delf√≠n, procedente de una transmisi√≥n hereditaria, que se custodia en el Museo del Prado protegida por la √ļnica vidriera de alta seguridad del mundo5 para evitar tentaciones, podemos encontrar dos saleros extraordinarios inspirados en motivos marinos: el de cristal de roca6 en forma de Delf√≠n y la copa con sirena de oro. ¬ŅQu√© mejores portadores de tan preciado fruto del mar que estas dos figuras salvadoras de los n√°ufragos?

Hace seis meses pens√© que se me hab√≠a derramado la sal 7 (y que jam√°s me tocar√≠a la loter√≠a) porque ya no compartir√≠a la jornada con mi buena amiga Raquel pero‚Ķdesde el primer momento del cambio laboral, mis nuevos compa√Īeros de salario me acogieron con tanta hospitalidad, con el rostro cubierto por mascarillas y sin necesidad de poner ning√ļn salero a la vista, que no tuve la tentaci√≥n de mirar atr√°s y me libraron de ahogarme o de convertirme en una estatua de sal8. Amigos, ¬°a ver a qui√©n le puede tocar mejor loter√≠a!

  1. Los salinum romanos, eran contenedores de sal (piezas de esencial simbolismo ya que preservaba una sustancia divina) que se heredaban. Podían ser cerámicos o de plata en función de los recursos de las familias. 

  2. El m√°s dotado de los escultores broncistas y orfebres tuvo una biograf√≠a animada y pol√©mica, fue acusado de dos asesinatos y encarcelado en el Castillo de Sant¬īAngelo por otra sobre el robo de unas joyas. Un enlace por si ten√©is curiosidad en saber sobre el robo m√°s importante de la historia de Austria del salero de Francisco I¬†

  3. El salero fue llamado la Mona Lisa de la escultura por su creatividad y perfecci√≥n en el trabajo (a golpe de martillo y cincel) adem√°s de ser una novedad el elevar un elemento √ļtil a la categor√≠a de obra de arte, porque, hasta la fecha, la gran orfebrer√≠a estaba destinada exclusivamente a piezas relacionadas con la liturgia de la Iglesia o a coronas y cetros reales.¬†

  4. Estaba inspirado en la tumba de los MeŐĀdici de Miguel √Āngel.¬†

  5. El tesoro del Delf√≠n vivi√≥ muchas peripecias, desde el saqueo napole√≥nico hasta un robo interno y sistem√°tico dentro del museo, por lo que algunas piezas est√°n incompletas. En la reciente labor de restauraci√≥n se ha averiguado c√≥mo eran gracias a los estuches originales, y √ļnicos en el mundo, que presentan la misma forma que el objeto que albergan y a las cincuenta y cinco fotos que en 1863 realiz√≥ Jane Clifford como el primer trabajo de documentaci√≥n del tesoro.¬†

  6. El cristal de roca, lejos de ser un vidrio suntuoso, es una piedra muy fr√°gil labrada con t√©cnicas secretas en talleres familiares, un milagro de la naturaleza que, seg√ļn los griegos era el hielo petrificado en el coraz√≥n de las monta√Īas.¬†

  7. Tanto Homero como Platón consideraban la sal como una sustancia amada por los dioses. En Mesopotamia había tablillas legales que indicaban la conversión de la sal en precio de mercado. En Roma era considerada el oro blanco y se entregaba como salario muy valioso. El personaje que al tirar la sal crea el mito de la mala suerte es Judas Iscariote quien, al derramarla en la Última Cena, rompe con lo divino. 

  8. El castigo a la mujer de Lot por desobedecer al mirar atrás fue convertirla en una estatua de sal. Esta historia toma forma en las columnas de sal que se ven cerca del Mar Muerto roídas por la erosión. 

Sal de Ibiza

Sal de Ibiza

Perfecta para poner un toque de sabor a tus platos o para regalar a los más sosos un bote de sal que se recolecta en la Reserva Natural del Parc Natural de Ses Salines d’Eivissa en Ibiza.

Regalar