Musas y sirenas

Hasta este a√Īo, era una tradici√≥n de diciembre que hosped√°semos a alguno de mis sobrinos en casa. Siempre reservo unos d√≠as en vacaciones para acogerlos y, lejos del control parental, cumplirles todos sus antojos para mantener un v√≠nculo sentimental de cercan√≠a. Las dos √ļltimas navidades nuestra inquilina fue Laura y ya hab√≠a renovado la reserva desde el verano cuando se convirti√≥ en nuestra musa con la interpretaci√≥n de una escena para una pel√≠cula casera, para lo que elabor√≥ un storyboard y un √°rbol geneal√≥gico de los personajes. Se trataba de un doble papel de una producci√≥n, igual de ingeniosa que ambiciosa, inspirada en un cl√°sico1 y la sinopsis era: Lara y Laura, dos ni√Īas que, un d√≠a en la playa de Coruxo, descubren que son hermanas gemelas, separadas de beb√©s cuando sus padres se divorciaron y repartieron una hija para cada uno, que deciden intercambiarse para reconciliarlos.

Para la visita prenavide√Īa de Laura los planes previstos eran: continuar el rodaje de su pel√≠cula, revisionar su serie favorita de las sirenas de Mako y dise√Īar juntas las invitaciones para el concierto de clarinete que nos regala en fin de a√Īo. Lamentablemente las medidas de la pandemia han suspendido la actuaci√≥n del conservatorio de Laura y el rodaje de su pel√≠cula. As√≠ que sin estropear la magia sobre estas criaturas acu√°ticas le contar√© hoy ¬°la verdadera historia de sus seres mitol√≥gicos predilectos!

Estatuta de terracota de una sirena, 550-500 AC Estatua funeraria de sirena, 370 aC, Museo arqueológico Atenas

Las primeras sirenas no viv√≠an de la isla de Mako2, ni tampoco ten√≠an el car√°cter enamoradizo de la protagonista de un cuento de Andersen, ni su padre era el rey Trit√≥n ni necesitaban una √örsula en su historia para tener un final feliz3 y, por supuesto, ¬°no ten√≠an cola de pez! Las sirenas eran unas chicas de buena familia4 que recog√≠an amapolas con su amiga Pers√©fone y fueron convertidas en unos seres alados h√≠bridos5 y semifantasmales por la diosa Dem√©ter (madre de Pers√©fone) como venganza por no haber ayudado a su hija, cuando la rapt√≥ Hades. Probablemente disgustadas con el resultado de esta metamorfosis buscaron un archipi√©lago en la costa Amalfitana6, en el que la disposici√≥n de las islas produce una ac√ļstica especial que realzaba sus fortalezas musicales para esconderse. All√≠ iniciaron una carrera profesional funeraria como aves de almas, encargadas de transportar los esp√≠ritus de los difuntos al Hades (donde reinaba su amiga Pers√©fone). No queda claro el motivo por el que esta labor de psicopompos se la encomendaran a Hermes, pero pudo se la causa de que al quedar desempleadas, discriminadas socialmente por los dioses, con la falta de oportunidades e incapaces de adaptarse a las nuevas circunstancias, se distanciaron socialmente de su familia y en los acantilados se convirtieron en criaturas traicioneras y peligrosas de las que se advert√≠a en los primeros textos de los griegos.

Clío, Terpsícore, Calíope, Urania, Erato, Melpómene, la Musa de la Comedia, Polimnia, Euterpe. Museo del Prado

Sus voces prodigiosas las llevaron a protagonizar el primer duelo musical de la historia enfrentándose contra sus tías las musas. Se trató de una especie de oposición entre los cánticos celestes de las musas6 dedicados a mantener la fama de los héroes y los emitidos por las sirenas7 destinados a las almas de ultratumba y al consuelo de los vivos. Desde este combate organizado por Hera, las musas vencedoras lucen una corona de plumas tejidas con las alas que le cortaron a las sirenas. Este episodio junto con otro duelo frente a la lira de su primo Orfeo provoca que las sirenas se arrojen al mar pudiendo ser la causa de su segunda metamorfosis de mujeres pájaro a mujeres pez.

Sirenita, Edvard Eriksen Han, Elmgreen y Dragset

El arte escult√≥rico recoge todas estas transformaciones a trav√©s de los siglos, desde que las sirenas eran medio aves en estatuas funerarias con cabeza y pecho de mujer, provistas de alas y garras de ave, pasando por sirenas con dos colas 8de ¬Ņserpiente o de pez? (ambas en el museo arqueol√≥gico de Atenas) a las criaturas medio pez como la famosa sirenita de Copenhague, regalada por los due√Īos de Carlsberg9 en homenaje al escritor dan√©s Andersen, y que no es posible reproducir porque la ley sueca no lo permite 10 pero que inspir√≥ a otras esculturas nuevas esculturas como el sireno dan√©s11 de Elmgreen y Dragset.

Nubes ac√ļsticas, Calder Nubes ac√ļsticas, Calder

Y para terminar, para el pr√≥ximo a√Īo, cuando nuestra musa Laura venga a terminar su pel√≠cula y pueda preparar su actuaci√≥n musical, le confeccionar√© una diadema de plumas de alas de sirena, al estilo del tocado que llevan las musas del Prado12, reproducir√© en el sal√≥n la est√©tica alegre y navide√Īa del auditorio de Nubes Flotantes, dise√Īado por Alexander Calder para la Ciudad Universitaria de Caracas. Estas esculturas ac√ļsticas, de forma semejante a las escamas de cola de una sirena, pretenden reproducir la sensaci√≥n sonora de un teatro grecorromano. Calder consigui√≥ optimizar el sonido en el Aula Magna, d√≥nde fueron instaladas mientras una orquesta tocaba en el escenario para su calibraci√≥n exacta. El resultado fue un espacio escult√≥rico que proporcionaba la misma sensaci√≥n musical que la topograf√≠a de las islas d√≥nde las sirenas se retaron con las musas.

  1. Sobre este tema los cl√°sicos que inspiraron a Laura fueron: T√ļ a Boston y yo a California de 1961, el remake de T√ļ a Londres y yo a California de 1998 basadas en el libro alem√°n de 1949 las dos Carlotas y en el musical los tres diablillos.¬†

  2. Habitaban en una isla del Mediterr√°neo y frecuentaban los pe√Īascos acompa√Īaban sus cantos armoniosos con los que atra√≠an a los marineros de instrumentos musicales como arpas, flautas, c√≠taras o panderos. Con estas melod√≠as provocaban los naufragios y devoraban a sus presas.¬†

  3. Las historias con sirenas suelen terminar mal: Ulises, advertido por Circe, se hizo atar al mástil de su barco para escuchar su canto sin sucumbir; los argonautas se salvaron de su llamada mortal gracias a Orfeo; la sirenita de Andersen acaba convertida en espuma de mar y las muertes de la sirena del pescador sin alma enamorados de Oscar Wilde. 

  4. La genealogía de las sirenas entronca con los dioses del Olimpo. Sus tatarabuelos fueron los dioses primigenios Urano y Gea, sus bisabuelos fueron titanes, eran las nietas de Zeus, el Rey de los dioses del Olimpo y de Mnemosine (como diosa de la memoria sabía toldo lo que ha sido, todo lo que es y todo lo que será) e hijas de la musa de la tragedia Melpomene (de la que adquieren la especialidad musical) y el río Aqueloo (de quien heredan el gusto por las costas y las aguas). 

  5. Las sirenas-pájaro tienen bastantes similitudes con otros híbridos femeninos terribles y despiadados como la Gorgona, las Harpías, la Esfinge, las Erinias y las Keres. 

  6. Las Musas fueron engendradas en nueve noches consecutivos porque los dioses le indicaron a Zeus que, en el mundo recién creado, se necesitaba un nuevo espíritu divino para emitir una voz alabando sus obras. La primera tarea de las musas fue cantar la alegría de Zeus. Las nueve musas (Calíope,Urania, Clío, Erato,Euterpe, Melpomene, Polimnia, Terpsícore y Talía ) presidían en el Olimpo la poesía, las artes y las ciencias.  2

  7. Los nombres de las sirenas evocan su capacidad seductora: Agláope (la del bello rostro), Molpe (la inspiradora), Aglaófonos (la de voz espléndida), Ligia (la de voz clara), Telxíepia (la de palabras que embelesan), Telxíonoe (la que encanta con su mente), Telxíope (la irresistible), Pisínoe (la persuasiva), Parténope (la de aroma a doncella que tocaba la lira), Ligeia (de mortal belleza), Leucosia (la del ser puro que leía y cantaba versos), Radne (la del mejoramiento) o Teles (la perfecta). 

  8. Una ilustración de Melusina en un ejemplar de Moby Dick inspiró el logotipo de la cafetería Starbucks. 

  9. Carl Jacobsen era un gran coleccionista de arte fundador de la Gliptoteca Ny Carlsberg. 

  10. En la wikipedia no publican su foto porque los derechos de autor del escultor, Edvard Eriksen, seg√ļn la regulaci√≥n danesa, no expiran hasta 2029. La modelo iba a ser la bailarina que interpretaba el papel del ballet la sirenita pero para la escultura del cuerpo desnudo la modelo de referencia fue la esposa del escultor.¬†

  11. Han significa √©l y est√° acompa√Īando a a sirenita y tiene un mecanismo para parpadear.¬†

  12. Dise√Īada por Rafael Moneo la sala de las Musas alberga las musas de la colecci√≥n de escultura de Cristina de Suecia y nos recuerda la vinculaci√≥n de las musas con un museo y con la escultura hist√≥ricamente relegada salas escondidas del Prado.¬†

Sirenas, seducciones y metamorfosis

Carlos García Gual

Para los interesados en la historia de la vida de las sirenas a trav√©s del tiempo, de su metamorfosis como malvadas mujer p√°jaro hasta llegar al siglo XXI convertidas en un icono de Sturbucks. Un an√°lisis de Carlos Garc√≠a Gual que seg√ļn sus propias palabras los tiempos cambian, pero el encanto de las sirenas ha permanecido.

Regalar