Telón de acero

En noviembre de 1989 ten√≠a 17 a√Īos, cursaba COU, y me encontraba en proceso de adaptaci√≥n a un colegio nuevo. Entonces hab√≠a dos Alemanias, la RFA y la RDA, presididas por Helmut Kohl y por Erich Honecker, respectivamente. La RDA disfrazaba su totalitarismo bajo el nombre de Rep√ļblica Democr√°tica Alemana, por lo que de peque√Īa me hab√≠a llevado su tiempo darme cuenta de que la Alemania buena era la RFA, y no viceversa1. Los deportistas de la antigua RDA sorprend√≠an al mundo con sus impresionantes logros, que en mi ingenuidad atribu√≠a a las consecuencias naturales del rigor de una preparaci√≥n espartana y sacrificada, y no al dopaje; los habitantes de pa√≠ses pertenecientes a la √≥rbita sovi√©tica ten√≠an entonces un halo de hero√≠smo, sobreviviendo entre privaciones materiales, falta de libertades y bajo la permanente vigilancia del KGB o de la Stasi. En la televisi√≥n ve√≠amos pel√≠culas de Hitchcock como Topaz o Cortina Rasgada; Sting hac√≠a canciones sobre la guerra fr√≠a en su debut en solitario; el presidente sovi√©tico Gorbachov luc√≠a unas famosas manchas rojizas sobre su calva y empez√≥ a utilizar palabras como glasnost (transparencia) o perestroika en foros internacionales con la repercusi√≥n suficiente como para que una adolescente conociera su significado.

Y entonces, en ese noviembre de 1989, ocurri√≥ lo inesperado. El muro cay√≥, al igual que le cay√≥ a Cela su ansiado premio Nobel de literatura unos d√≠as antes. Las clases de historia del colegio se centraron en el estudio de la Segunda Guerra Mundial y sus consecuencias: el reparto y germen de la divisi√≥n de Alemania de Europa y Jap√≥n en las Conferencias de Yalta y Potsdam; los l√≠deres que participaron en ambas; las lejanas islas Kuriles y las Islas de Sajal√≠n; Stalin, Churchill, Truman, criminales nazis campaban a sus anchas en las horas de historia. Y por su parte, aquel curso 89/90 el profesor de literatura espa√Īola consider√≥ oportuno preparar la selectividad consagr√°ndonos de forma principal al estudio de Camilo Jos√© Cela: elaboramos detallados esquemas y prolijos listados de los personajes de La Colmena y nos centramos, en resumen, en la vida obra y milagros de ese Nobel nuestro tan prosaico que hac√≠a gala de su habilidad de absorber hasta un litro de agua por el culo.

Finalmente las opciones de literatura espa√Īola en la Selectividad del verano del 90 fueron o un poema del siglo de oro espa√Īol, o la novela de un autor sudamericano del siglo XX. Y en Historia, vaya por dios, nada se supo de la Segunda Guerra Mundial. Desde entonces qued√© vacunada contra toda clase de vaticinios, augurios, predicciones y pron√≥sticos y, al igual que los catedr√°ticos que seleccionaron el contenido de las pruebas selectividad, decid√≠ hacerme impermeable durante una temporada a las veleidades de la actualidad.

Gracias a mi amiga √Āngeles supe hace escasos d√≠as que, efectivamente, el muro cay√≥, pero no en junio sino en la convocatoria de septiembre. Y trazando un fr√≠volo paralelismo propio de la decadencia de pensamiento de una ciudadana occidental, tengo que decir que cay√≥ demasiado tarde para m√≠, pero sobre todo, para las cerca de 100 personas que murieron intentando cruzarlo, la √ļltima de ellas el 5 de febrero de 1989.

Un 22 de diciembre de 1989 se reabri√≥ la puerta de Brandeburgo. Hoy se cumplen 30 a√Īos desde entonces, simbolizando esa fecha el fin de 40 a√Īos de divisi√≥n de Alemania, llevada a cabo en 1949. Un acontecimiento tan importante que cuando invitaron a celebrar el fin de a√Īo a David Hasselhoff con un concierto en Berl√≠n, Mitch Bucanan eligi√≥ el hist√≥rico emplazamiento de la puerta de Brandeburgo para su famosa actuaci√≥n de fin de a√Īo del a√Īo 1989.

Un a√Īo despu√©s, el 22 de diciembre de 1990, fue nombrado presidente de Polonia Lech Walesa, poniendo fin al yugo comunista que tan bien retrata la pel√≠cula polaca Cold War.

Y tambi√©n en Berl√≠n, un 22 de diciembre de 1938 se consigui√≥ la primera fisi√≥n nuclear de la historia, a cargo de un equipo dirigido por Otto Hahn, director de qu√≠mica del Instituto Kaiser Wilhelm, del que formaba parte la cient√≠fica Lise Meitner, a la que se considera la principal autora de ese hallazgo. Sin embargo, no fue Lise Meitner, sino Hahn, quien obtuvo el nobel de F√≠sica por sus hallazgos en materia de fisi√≥n nuclear, y su caso es uno de tantos ejemplos de descubrimientos cient√≠ficos realizados por mujeres y obviados por el comit√© del Nobel, que acaba premiando a un compa√Īero var√≥n en su lugar.

En estos d√≠as de excesos gastron√≥micos de origen religioso debemos recordar que un 22 de diciembre de 1911 nac√≠a √Ālvaro Cunqueiro, poeta, periodista, novelista y, sobre todo, gastr√≥nomo. Espero devolver alg√ļn d√≠a a Rodrigo el libro La Cocina cristiana de occidente. Un buen libro para regalar. Porque, como dice alguna rese√Īa literaria, el hombre civilizado ha puesto mucha m√°s imaginaci√≥n en la cocina que en el amor o en la guerra.

Unos nacen y otros mueren. El 22 de diciembre de 1943 fallec√≠a a causa de una neumon√≠a Beatrix Potter2, naturalista autodidacta, conservacionista, escritora, ilustradora y autora de f√°bulas infantiles. Su padre era abogado, aunque su tiempo lo destinaba a visitar los muy brit√°nicos Gentleman¬īs clubs. Su madre, al igual que su padre, era una de esas afortunadas personas que no necesitaban trabajar para vivir. Aunque ambos eran personas cultivadas y viv√≠an de las herencias de sus respectivas familias, no fueron muy generosos con su hija: cuando Beatrix creci√≥, a diferencia de su hermano, que recibi√≥ una educaci√≥n al uso, la hicieron responsable del cuidado del hogar, dificultando su educaci√≥n y entorpeciendo sus ansias de conocimiento cient√≠fico. Beatrix es mundialmente famosa por crear un m√°gico universo infantil en el Lake District ingl√©s, poblado de conejos, ocas o ardillas humanizados.

Y otros nacen por segunda vez: en Rusia, un 22 de diciembre de 1849, un siglo antes de la creación del Telón de Acero, Fiodor Dostoyevski es indultado in extremis ante el pelotón que iba a fusilarle, bajo el cargo de conspirar contra el Zar Nicolás I. Un feliz acontecimiento gracias al que hoy podemos disfrutar de la lectura de Crimen y castigo, Los hermanos Karamazov, El jugador, El eterno marido o El idiota.

  1. Tras la finalizaci√≥n de la Segunda Guerra Mundial y la divisi√≥n de Alemania, Berl√≠n qued√≥ dividida en cuatro sectores de ocupaci√≥n. En 1949 los tres sectores occidentales se unieron formando la RFA y el sovi√©tico la RDA. Desde entonces hasta 1961, casi tres millones de alemanes abandonaron la RDA, por lo que Berl√≠n Este inici√≥ la construcci√≥n del muro en la noche de agosto de 1961, tratando de poner freno a la sangr√≠a demogr√°fica que privaba a la RDA de trabajadores en su mayor√≠a cualificados. Con la edificaci√≥n del muro ese a√Īo, y con el Foso de la Muerte, la Puerta de Brandeburgo qued√≥ atrapada en tierra de nadie. Durante ese per√≠odo oscuro √ļnicamente pudo ser visitada por los temibles guardias de fronteras y por visitantes especiales de la RDA.¬†

  2. Es menos conocida su faceta naturalista: realizó cientos de dibujos de asombrosa minuciosidad de setas y hongos e investigó las esporas, y la relación de los hongos con las algas. En 1997, la comunidad científica británica reconoció a título póstumo, y de forma muy tardía, la innovación que supuso en su día los descubrimientos micológicos de Potter, ignorados por su condición femenina. Una escritora y científica adorada por muchísimos japoneses, que peregrinan a la zona del Lake District que tanto luchó en preservar, y también por Josefina, doctora en Etnobotánica. 

Los osos que bailan. Historias reales de gente que a√Īora vivir bajo la tiran√≠a.

Witold Szablowski

Durante cientos de a√Īos, los gitanos b√ļlgaros entrenaron osos para bailar, integr√°ndoles en sus familias y llev√°ndolos de gira por carretera para actuar. A principios de la d√©cada de 2000, con la ca√≠da del comunismo, se vieron obligados a liberar a los osos en un refugio de vida silvestre. Pero incluso hoy, cuando los osos ven a un humano, todav√≠a se levantan sobre sus patas traseras para bailar.

Regalar