Gertrude Ederle

Me entusiasma nadar. En el agua ‚ÄĒdel mar, del r√≠o, del lago, de la piscina‚ÄĒ todo es bienestar y evasi√≥n; flotando, nadando o buceando salgo del mapa y entro en un mundo de satisfacci√≥n y tranquilidad. Ya sab√©is, todo eso que se dice de que conectamos con nuestro primer alojamiento y con el estado placentero de la gestaci√≥n1.

Hace dos advientos recordaba la emoci√≥n del momento en que consegu√≠ mantener el equilibrio en una bici, un placer de autorrealizaci√≥n similar al de un d√≠a de finales de agosto, sobre las tres de la tarde en nuestra playa de La Sirenita2, en el que me met√≠ en el agua, en ese momento de una tonalidad verde esmeralda especial, sin mi burbuja de corcho fucsia ‚ÄĒque hab√≠a llevado todo el verano enganchada obedientemente a la espalda‚ÄĒ porque deb√≠a quitarme las arenas antes de ir a comer a la casa de mis abuelos de Coruxo: empezaba a subir la marea y, en uno de los saltos para no quedar cubierta por una ola, por primera vez nad√© y fui feliz3.

Admiro a la nadadora Gertrude Ederle, que alcanz√≥ sus metas propias nadando. De ni√Īa se cay√≥ en un lago y se jur√≥ que nunca m√°s la tendr√≠a que rescatar nadie y aprendi√≥ a nadar. Le gustaba tanto que, a pesar de que los m√©dicos se lo desaconsejaban para no agravar una afecci√≥n auditiva provocada por el sarampi√≥n, gan√≥ el oro ol√≠mpico4 en Par√≠s 1924 y fue la primera mujer en cruzar a nado el Canal de la Mancha5. Trudy no consigui√≥ su prop√≥sito en el primer intento, y aprovech√≥ la oportunidad para analizar, aprender de los errores y reconducir la situaci√≥n. La Sirena, consciente de las dificultades del oleaje, corrientes, bajas temperaturas, niebla, viento y tr√°fico de barcos, se coloc√≥ su gorro rojo en la cabeza, sell√≥ las gafas con cera del hotel, protegi√≥ su cuerpo contra el fr√≠o y las picaduras de medusas mezclando aceites6 con vaselina y escandaliz√≥ a la prensa al hacer un bikini recortando su ba√Īador para evitar llagas y rozaduras, y durante la traves√≠a se aliment√≥ de pollo, chocolate y pi√Īa y convencida de que se pod√≠a hacer se super√≥ a s√≠ misma.

Gertrude era muy feliz nadando; a pesar de que se agrav√≥ su sordera y tuvo que dejar de zambullirse, no se quej√≥ ni abandon√≥ su pasi√≥n. Contenta y satisfecha, se adopt√≥ a los cambios f√≠sicos y en su enfermedad encontr√≥ su fortaleza, dedic√°ndose a ense√Īar a nadar7 a ni√Īos sordos en Nueva York.

A Mermaid, J.W. Waterhouse HaeNyeo: Women of the Sea

Hoy mi nadar no s√≥lo es deporte, diversi√≥n y autosuperaci√≥n, es tambi√©n consuelo. Cuando perdimos a mi abuelo8 descubr√≠ un aspecto espiritual ¬Ņreligioso? al zambullirme en las aguas de la piscina del campus todos los d√≠as, para sentir la respiraci√≥n y la exhalaci√≥n, los latidos y la necesidad de aire, que desapareciese el mundo sumergida en las aguas de Leteo sintiendo solo ese momento, esa brazada de soledad que Kieslowski atrapa con elegancia visual y musical en Azul.

  1. El vientre materno es el lugar seguro dónde viajamos hasta que estamos preparados para salir a otro mundo también redondo pero un poco más grande. Situaciones similares a estas siempre han sido un acierto como las aventuras de Jonás o Pinocho que tras una estancia dentro de las cavidades cetáceas regresaban más sabios, completos y maduros. 

  2. Todas las historias de sirenas son fantásticas desde las fabulosas cantarinas de Homero, la Sirenita más romántica que se convierte en espuma de mar de Andersen o su versión happy end de Disney, la interpretada por Daryl Hannah - Madison en la ochentera divertida Splash, la familia de Mermaids-Cher, Winona Ryder y Christina Ricci-. Las nadadoras queJosé Luis Sampedro y Yukio Mishimasumergen en sus novelas (la vieja sirena y el rumor del oleaje) y la fantástica sirena de Hollywoodmi favorita la estrella Esther Williams la inspiradora de mis outfit acuáticos y causante de que se hicieran populares las piscinas en las casas de los EEUU. 

  3. Aquí una píldora de Felicidad y filósofos 

  4. Johnny Weissmuller tambi√©n campe√≥n ol√≠mpico de nataci√≥n (aunque no le dejaron participar en los Juegos de Los Angeles 1932 por haber sido modelo de trajes de ba√Īo) Johnny Weissmuller, el Tarz√°n m√°s inolvidable de todos, que nad√≥ como nadie.) antes de ser h√©roe en las pel√≠culas de Tarz√°n y h√©roe en la vida real -salvando a 11 personas de morir ahogadas en el lago Michigan.Michael Phelps- el hombre-pez que aprendi√≥ a nadar de espalda porque ten√≠a miedo de meter la cabeza bajo el agua- es el nadador con m√°s medallas en la historia del olimpismo.¬†

  5. Super√≥ el record de velocidad a todos los hombres que la precedieron cruzando el canal utilizando el estilo crol-copiado de los indios americanos- Jean Pierre Blanchard en 1784 fue el primero en cruzarlo en globo y Napole√≥n aprob√≥ en 1802 el plan de construcci√≥n de un t√ļnel bajo el canal de la Mancha, se iniciaron las excavaciones en 1880 pero hasta 1987 no se comenzaron estas ambiciosas obras de ingenier√≠a.¬†

  6. Los Selkies viven en el norte de Irlanda y al norte de Escocia, son los cambiantes piel de foca protagonistas de historias mitológicas románticas y breves con los humanos. 

  7. La natación, una de las actividades físicas más completas que trabaja el equilibrio, ya era una disciplina importante en Roma y Grecia formando parte de su formación. El explorador y cartógrafo Lázló Almásy-alias el paciente inglés- descubrió pinturas de nadadores en una cueva en el desierto del Sahara- (quizás mar interior de Australia no existió pero el Sahara puede que no fuese siempre un desierto árido ) 

  8. No hay rese√Īas en internet de mi abuelo pero una villa ol√≠mpica lleva su nombre Como curiosidad aunque el lago Baikal, Siberia Rusia, contiene m√°s agua (23.615 km3) que todos los Grandes Lagos de Norteam√©rica juntos (22.813 km3) aqu√≠ os dejo un enlace a un documental sobre los grandes Lagos¬†

Traje de neopreno

Orca

Un neopreno flexible y con amplia libertad de movimientos, dise√Īado para completar la t√©cnica de una buena nadadora y conseguir que te deslices a√ļn m√°s r√°pido en el agua.

Regalar