Navidad victoriana

Frank Capra es a la programación televisiva de estas fiestas lo que la reina Victoria es a las tradiciones navideñas. Si George Bailey no hubiera nacido, Bedford Falls sería Pottersville, pero ¿qué hubiese sucedido si la reina Victoria no hubiese existido? ¿se tomaría pavo por Navidad? ¿adornaríamos árboles en nuestras casas? ¿se habría implantado la costumbre de enviar postales de felicitación? ¿los crackers serían un rito?… Probablemente tendríamos otras ceremonias diferentes pero la Navidad, tal como la celebramos en la actualidad, tiene su origen en la Inglaterra victoriana de Charles Dickens y Thackeray.

Lo que sin duda no habríamos podido contemplar es el retrato de perfil de Eos, una bellísima hembra de galgo, mascota real del príncipe Alberto. Fue un regalo de Navidad que la reina Victoria encargó para su marido a Edwin Henry Landseer, un pintor conocido por sus retratos de animales con rasgos humanos, en la línea de cuadros famosos como Whistlejacket de George Stubbs o Fox Hunt de Winslow Homer.

Eos1 se convirtió en el cuadro perruno más famoso, elegante y sofisticado de esa era. Detalles como el bastón de Alberto con un mango en marfil en forma de sabueso, el reposapiés tapizado que recuerda la afición por la caza, la chistera y los guantes nos hacen pensar que el animal está esperando para salir de paseo con su dueño. Me los puedo imaginar perfectamente como a Lord Grantham y a Isis caminando por las tierras de Downton Abbey.2

Personalmente asocio el cuadro más conocido de Landseer, The Monarch of the Glen, con la Navidad. Este ciervo real con astas de doce puntas, en la cumbre de una montaña, se ha convertido en un icono evocador de la naturaleza y de la Gran Bretaña victoriana. La fuerza de esta imagen la convirtió en un símbolo usado tanto para publicitar el whisky escocés Glenfiddich 3, como para identificar la marca de una compañía de seguros norteamericana, llegando a aparecer en una moneda de Abraham Lincoln. Recientemente la BBC emitió una serie de éxito titulada también The Monarch of the Glen; uno de sus actores, Julian Fellowes, es ahora productor y guionista de la serie Downton Abbey, y responsable de que los créditos de la serie arranquen con el paseo de Robert Crawley y su labrador.

Saludos especiales hoy para esta raza canina imperecedera y de culto formada por el galgo sin nombre de Don Quijote, el adorable Tabby adoptado en gananciales por una buena amiga, el de los Simsons bautizado con una denominación muy navideña Ayudante de Santa o Huesos; y para otras razas que evocan cierta nostalgia pascuera como los San Bernardos Niebla cuidador pasota de Heidi y Nana, la niñera de Wendy y sus hermanos; Colmillo Blanco el amistoso perro salvaje, mitad lobo, Nevado el perrito blanco de Shinnosuke y Zero, perro fantasma y reno que surca los cielos guiando el trineo de Jack Skelton.

¡Guau!

  1. En la mitología griega, Eos es la Aurora, hermana del sol y de la luna, considerada el origen de todas las estrellas y planetas. Era tan hermosa que tuvo muchos amores. Evelyn de Morgan pintó a Eos y a su hijo Héspero con Fósforo.

  2. Fue un abogado estadounidense con un apellido muy parecido, Graham el que hizo popular la frase “El perro es el mejor amigo del hombre” dentro de un alegato judicial hermosísimo por el caso del asesinato de un galgo llamado Old Drumy.

  3. Esta destilería consiguió sus primeras gotas de whisky el día de Navidad de 1887.

Arthur (Or The Decline & Fall Of The British Empire)

The Kinks

El Ray Davies más inspirado y mordaz, con ganas de hacer daño y hacer pensar. En este disco hay de todo, desde music hall de lo más británico a armonías vocales complejas a lo Beach Boys. Victooooria, Victooooria…

Regalar