Clicks

Hace poco le regalamos a mi madre el Belén de Playmobil; creo que es el único regalo que no ha cambiado, ¡qué gran acierto! Hacía tiempo que no se montaba el Belén en casa de mis padres pero con la llegada de los nietos empezó a apetecerle otra vez, para alegría de los niños que disfrutan jugando con ellos 1. A mí, la cara sonriente2 de los clicks 3 me recuerda bastante al día que nacieron todos mis sobrinos, un momento sencillamente feliz.

Belén de Playmobil Diseño original de Hans Beck para Geobra Brandstätter GmbH Diseño original de Hans Beck para Geobra Brandstätter GmbH

El primer Belén lo montó Francisco de Asís, un santo sencillo y austero —además estuvo por aquí hace ochocientos años—, y que quiso darle un toque diferente a una fiesta tan importante; a lo mejor, si en 1223 existiese Playmobil hubiera usado Clicks 4, o incluso algo más minimal, en el estilo de esta natividad en bloques de madera de haya que celebra el nacimiento del hijo de un carpintero.

Minimal Nativity Set

  1. Las opciones básicas, el tamaño reducido y la simplicidad de los clicks siempre han estimulado la imaginación del niño, aunque Playmobil extendió las series originales —indios, caballeros medievales y construcción— a un catálogo enorme de figuras y complementos que permite a fans como Iloveclicks elaborar estampas sorprendentes. Eso sí, Hans Beck siempre se negó a incluir innovaciones técnicas en sus productos. Ni ordenadores, ni robots, ni sonidos de sirenas o motores. Tampoco dinosaurios, puesto que la figura humana es el tema principal de Playmobil y «cuando vivían los dinosaurios no había humanos».

  2. El diseño de los clicks se inspira en dibujos infantiles, en cuyas caras falta a menudo la nariz.

  3. Famobil bautizó sus muñecos con el nombre click para las figuras masculinas y clack para las figuras femeninas.

  4. ¿Qué hubiera pensando San Francisco de esto?