El zoo de Hugo

Si las esculturas en 3D son figuras generadas a trav√©s de un esc√°ner capaz de captar la posici√≥n del modelo, entonces hace dos veranos, comprobamos lo cercana que est√° la realidad a este arte el d√≠a que nos permitieron acompa√Īar a Dani y Andrea para realizar una ecograf√≠a de su beb√© con las √ļltimas tecnolog√≠as1. Fue una preformance de nervios, risas y surrealismo en la que asistimos a la primera reconstrucci√≥n volum√©trica de un mu√Īeco precioso al que llamamos Hugo y que queremos con locura.

Este verano cuando nos reencontramos con Hugo ya era un bebé con habilidades motoras, un tragón de galletas, fresas y helados; un devoto de Peppa Pig, de Lucas y de Laura; un Diógenes acumulador de juguetes y obsesionado lanzador de piedras; y que, con un léxico todavía limitado a monosílabos, se hacía entender con una expresión facial y corporal tremendamente comunicativas, hasta el punto de querer interactuar en su juego favorito con el que nos demostraba la extraordinaria destreza, recientemente adquirida, para replicar el sonido de todos los animales2.

Como a todos nos hac√≠a mucha gracia este pequerrecho, a diario le hac√≠amos superar en varias ocasiones el test de la onomatopeya. As√≠, si le mostrabas a los monos de WhatsApp, o al relieve en madera de Mizaru (Ť¶čÁĆŅ), Kikazaru (ŤĀě„ĀčÁĆŅ) e Iwazaru (Ť®Ä„āŹÁĆŅ) de los tres monos sabios de Nikko3 en el que est√°n inspirados, su respuesta era chillar ¬°Uh-uh-ah-ah, Uh-uh-ah-ah! . Al ense√Īarle el elefante forzudo de Bernini sosteniendo un obelisco4, Hugo barritaba ¬°brraahh, brraahh!; si el est√≠mulo era Luperca amamantando a R√≥mulo y Remo5, Hugo emit√≠a un aullido ¬°Auuuuuu, auuuuuu!; ante el contorneado oso blanco como la nieve de Pompon6 Hugo gru√Īe fuerte - ¬°Grrr, grrr‚Ķ!; con el caballo de Selene7 de Fidias, el ni√Īo sonr√≠e, en plan ¬°qu√© f√°cil! y relincha ¬°hiiiiiiii, hiiiiiiii! y con el adormilado le√≥n de Lucerna8 ruge suavemente para no despertarlo ¬°ruah, ruah!, pareciendo intuir la maestr√≠a pl√°stica del escultor que lo que representa a un animal herido.

¡No había forma de pillarlo en un renuncio, tenía toda la fauna controlada! hasta ladraba ¡guau guau! al mostrarle el perro que Koons9 hizo después de divorciarse de Cicciolina

Aunque estas Navidades para jugar a las onomatopeyas con Hugo nos tocará conectarnos por videollamada, daremos gracias Dios por la alegría que transmite, veremos cómo destroza el papel de regalo y su cara al descubrir los juguetes en las stories de Dani, Andrea y del padrino Kiko y le pediremos a los Reyes Magos salud para continuar disfrutando con sus ocurrencias, carcajadas, caídas, llantos… a las que estamos enganchados desde aquel día que lo vimos monotorizado en tres dimensiones.

  1. La utilización de nuevas tecnologías y la impresión 3D en el arte es una técnica muy utilizada por los artistas y los museos para explorar el arte. 

  2. En este enlace unas cuantas esculturas de animales en la calle y aquí las que tienen en el British. 

  3. El significado de los tres monos sabios de Hidari JingorŇć es -no ver, no o√≠r, no decir-, responde a un juego de palabras con zaru part√≠cula de negaci√≥n y _saru_que significa mono. En el templo hay m√°s relieves de macacos.¬†

  4. Bernini, el mismo que le puso un colch√≥n a Hermafrodito, fue el encargado de realizar el pedestal para un obelisco que apareci√≥ en Roma en 1655 para simbolizar la sabidur√≠a divina. Eligi√≥ un elefante que adem√°s de soportar el peso es s√≠mbolo de poder, inteligencia y paz. Probablemente se inspir√≥ en una ilustraci√≥n del libro el Sue√Īo de Pol√≠filo.¬†

  5. Las estatuas de los beb√©s bajo la loba fueron a√Īadidas m√°s tarde, obra de un escultor especialista en anatom√≠a y en disecciones de cad√°veres: Antonio Pollaiuolo (un pseud√≥nimo de pollito -p√≠o, p√≠o_ porque su padre vend√≠a estas aves). La ni√Īa sin miedo es una escultura (que al igual que los beb√©s capitalinos) cambia el significado de otra, esta vez la del toro de Wall Street que su creador regal√≥ a la ciudad por la Navidad de 1989. Aqu√≠ os dejo el enlace.¬†

  6. Pompón era ayudante de Rodin y abandonó la figura humana para representar animales y el maestro de Rodin en el museo de historia natural de París, Antoine-Louis Barye tenía una fundición propia dónde hizo popular el estilo animalier. 

  7. Tenemos que agradecer la comprensi√≥n de las esculturas del Parten√≥n a dos pintores: al viajero Jacques Carrey que ilustr√≥ los frontones en 1674 antes del bombardeo veneciano y a William Miller que con sus dibujos de 1829 ha sido de gran ayuda para comprender el friso y las metopas antes de que el s√©ptimo conde de Elgin se los llevase de Grecia m√°rmoles de Elgin.La cabeza de caballo de Selene es algo m√°s que un prototipo bell√≠simo de equino, representa la capacidad asombrosa de Fidias para explicar el transcurso del tiempo en el front√≥n este del Parten√≥n: desde la salida de Helios con los caballos vigorosos emergiendo del mar al inicio del d√≠a, para finalizarlo con esta √ļltima escultura que , seg√ļn Goethe, supera a la naturaleza; ejecutada con tal idea de la perfecci√≥n que se ha trabajado con igual dedicaci√≥n el frente como el dorso en detalles que el espectador no puede percibir, pero que, como dice Oscar Tusquets, Dios lo ve.¬†

  8. Monumento conmemora el sacrificio de más de seiscientos guardias suizos muertos en la Revolución francesa defendiendo la monarquía. Mark Twain dijo de este león de Thorvaldsen que era el trozo más triste de piedra del mundo. 

  9. Las pol√©micas esculturas de Jeff Koons se cotizan cada vez a precios m√°s elevados. El artista tiene un don para promocionarlas y que se revaloricen, fue de los primeros en contratar un asesor de imagen y de campa√Īas de marketing recuperando la tradici√≥n iniciada por Andy Warhol y The Factory. Si quer√©is saber m√°s sobre las acusaciones por plagio pinchad aqu√≠.¬†

‚Äúel mono de madera¬ģ"

Kay Bojesen

El mono de Kay Bojesen con su cara amable es el regalo perfecto para ni√Īos y mayores apasionados por el dise√Īo desde que naci√≥ en 1951.

Regalar