Radiolarios

Nunca me llamó la atención la capacidad de observación de la naturaleza, el espíritu aventurero, la forma física y el gusto estético que tiene mi madre; son cualidades innatas suyas, que percibo como naturales, y que nos ha regalado. Estas características, además de un don extraordinario por el arte y un profundo interés en la zoología, las he encontrado en el explorador Haeckel, inventor del término ecología, que con el viaje a uno de los destinos favoritos de mi madre le recuperó la tranquilidad y las ganas de seguir viviendo.

Ernesto Haeckel empezó a viajar a través de la lectura; las obras de Humboldt y los días de verano buceando en las aguas de la isla de Heligoland, capturando criaturas marinas, fueron los hechos determinantes que marcaron su vocación.

Ernst Haeckel y Anna Sethe

Ernesto siempre fue transparente acerca de sus inquietudes, estaba atrapado entre el mundo del arte y de la ciencia. Las descripciones humboldtianas le hicieron so√Īar con ser explorador para poder sentir la naturaleza con toda su alma e investigarla, pero sus padres le impusieron que finalizara sus estudios de medicina. Haeckel obedeci√≥ y termin√≥ sus estudios, aunque, al no sentir esa llamada vocacional, esquiv√≥ de todas las maneras posibles el ejercerla1. Le gustaban la bot√°nica, la anatom√≠a comparada, los invertebrados marinos, los microscopios, escalar monta√Īas, nadar, pintar y dibujar, pero detestaba la medicina y as√≠ se lo hizo saber a sus padres, que continuaban sin aceptar la idea de que su hijo quisiese ser un explorador cient√≠fico.

Es en un viaje a Sicilia, cuando Haeckel encontró, en el agua marina que le traían los pescadores, el proyecto científico que le haría famoso: le llamó radiolarios2. Dibujando contemplaba y comprendía la naturaleza. Con el lápiz o el pincel sobre el papel y el ojo en el microscopio penetraba en el secreto de su belleza más hasta el fondo. Estaba feliz por encontrar un trabajo perfecto, que aunaba el ejercicio físico, la naturaleza y el arte, en el que descubrió más de 100 especies que ilustró de un modo poético y delicioso.

Ernst Haeckel y Anna Sethe Kunstformen Der Natur

La comprensi√≥n, que parec√≠a no conseguir de sus padres, se la proporcion√≥ su gran amor Anna Sethe, que le apoy√≥ siempre en sus sue√Īos, le llamaba su Darwin alem√°n. Anna falleci√≥ el d√≠a que le dieron un premio por su libro sobre los radiolarios, y Haeckel qued√≥ abandonado, muerto por dentro, inmune a la vida, dedicando dieciocho horas diarias al trabajo durante su luto. El resultado fueron dos vol√ļmenes de Morfolog√≠a general de los organismos en el que bautiza con la palabra ecolog√≠a a la disciplina de Humboldt y exalta la defensa de la Teor√≠a de la evoluci√≥n, todo ba√Īado con una tremenda amargura por la muerte de su esposa.

Tras finalizar Morfolog√≠a General, dos a√Īos despu√©s del fallecimiento de Anna, emprendi√≥ el viaje a Tenerife, la isla a la que Humboldt y Darwin le hab√≠an otorgado una dimensi√≥n espiritual. Aprovech√≥ el viaje para conocer a Darwin que result√≥ ser tal como lo hab√≠a imaginado (mayor, con un aura de sabidur√≠a y con una voz suave y amable), un anfitri√≥n perfecto que le hizo sentirse como en casa, convirtiendo esta visita en uno de los momentos inolvidables de su vida. Ya en Canarias, con el resto de la expedici√≥n, visit√≥ el Teide, en un d√≠a nevado para acabar padeciendo mal de altura3. Despu√©s, ya en Lanzarote4, estudi√≥ las medusas, mientras sus colegas estudiaban peces, esponjas y moluscos. Se ba√Īaron todas las noches en las aguas de Arrecife escandalizando5 a los vecinos del pueblo que les llamaron los alemanes blancos.A su regreso estaba tranquilo y en paz.

Cuando en 1860 Heackel dibuj√≥ sus radiolarios, los consider√≥ tan bellos que pens√≥ que podr√≠an ser valiosos como decoraci√≥n de alg√ļn estudio, o que incluso podr√≠an servir para crear un nuevo estilo. Con el cambio de siglo, se cumpli√≥ su predicci√≥n; sus ilustraciones para Formas art√≠sticas en la naturaleza6 influyeron enormemente en el Art Noveau7.

¬ŅA que son preciosas? ¬°Feliz cumplea√Īos mam√°!

  1. Cuando instaló la consulta médica, por imposición familiar, estableció unos horarios tan imposibles que le evitaban tener clientes.

  2. Eran dibujos de peque√Ī√≠simos organismos unicelulares s√≥lo visibles al microscopio.

  3. Ya en la cima, Haeckel qued√≥ impresionado de la limpieza del aire y, al igual que Humboldt, observ√≥ que era posible identificar desde esa altura los escalones de la vegetacioŐĀn.

  4. √Čsta fue la primera expedici√≥n en estudiar en profundidad muchos de los animales marinos en las islas considerada terra incognita en cuanto a los rizoŐĀpodos e hidromedusas. Haeckel reuni√≥ alrededor de 500 especies raras o nuevas que se plasmaron en investigaciones posteriores. Sus colegas fueron Richard Greeff, Hermann Fol, Nikolai Nikolajewitsch Mikloucho-Maclay y en la isla alquilaron una casa que le llamaron la casa de los cuatro naturalistas.

  5. La expedici√≥n de Haeckel fue aquel invierno el tema central de las conversaciones del pueblo, y objeto de elucubraciones: se dijo que el verdadero propoŐĀsito era espiar porque el gobierno prusiano pretendiŐĀa conquistar el archipieŐĀlago; seguŐĀn otra versioŐĀn, trabajaban para el gobierno franc√©s. TambieŐĀn se les atribuyoŐĀ brujeriŐĀa: no entend√≠an que con tanto ba√Īo no estuviesen muertos, por lo que deb√≠a de existir un conjuro para que se encontraran perfectamente.

  6. Por otra parte en su libro El enigma del universo explicó los fundamentos filosóficos de su visión monista del mundo. Veía a Dios en la naturaleza y sostenía que, mientras hubiera científicos y artistas, los sacerdotes y las catedrales serían innecesarios.

  7. Influy√≥ en Gaud√≠, Sullivan, Tiffany, etc. Haeckel explicaba en el ep√≠logo de su obra a los artesanos, artistas y arquitectos c√≥mo utilizar correctamente sus motivos, clasificando los organismos de acuerdo con su importancia est√©tica, y con comentarios como extremadamente rico, muy variado y significativo o de dise√Īo ornamental.

Anillo de compromiso de 1890

Desconocido

Un anillo de compromiso original, hermoso y √ļnico: la geometr√≠a de su diamante hipnotiza.

Regalar