Lotería

Este año los décimos de lotería llevan impresa una obra de Juan del Castillo, pintor y dorador de retablos muy amigo de Alonso Cano y que fue maestro y primo de Murillo.

Parece ser que la elección de la imagen que acompaña a los décimos de Lotería tiene como único criterio que sea de interés general y que es en 1960 cuando se comienzan a imprimir imágenes artísticas, literarias, científicas o deportivas. La evolución de todo lo concerniente al sorteo de Navidad es muy interesante.

Si me hubiese tocado el premio1 me gustaría que hubiese sido en 1999. Ese año se homenajeaba a uno de mis mitos, al pintor perfecto: Velázquez, capaz de unir en las dos dimensiones del lienzo todas las realidades, de humanizar a los dioses del Olimpo… hombre culto, lector de los clásicos y viajero curioso. La obra elegida fue la Adoración de los Magos; es el primer cuadro fechado de Velázquez, lo pintaría sobre los 20 años, justo un año después de su boda con Juana Pacheco. Esta Epifanía se realizó como una foto familiar. Su esposa fue la musa que le inspiró a la Virgen María, para el Niño Jesús modeló los rasgos de su primera hija Francisca que iba empaquetada como todos los recién nacidos de la época. Velázquez se autorretrato como al Rey Gaspar y a su familia en el amplio sentido romano, que incluye a parientes y a domésticos; por eso los otros reyes Magos son su suegro Pacheco como rey Melchor, y su hermano o un siervo como rey Baltasar. Hay un paje que es un muchacho que trabajaba para él. Sólo San José sería el único personaje inventado.

Y si por el gusto por la novedad se abandonara la costumbre de ilustrar con obras artísticas religiosas este sorteo propondría La Nevada o el invierno, dónde Goya muestra de modo impresionante la dureza de la vida campesina de la época cuando llegaba el frío. El protagonista es el invierno, con esa tempestad de nieve y viento gélido. Yo me he imaginado mi propia interpretación actualizada a nuestros días: una detención policial tras una cena de amigos en la que tres hombres tapados con sus plumíferos (mantas zamoranas) son pillados por la policía trás cometer una infracción (el cerdo abierto en canal) y le confiscan el vehículo (la mula).

Este verano se ha procedido a la reapertura de las salas del Museo del Prado que albergaban los Cartones de Goya y la pintura española del siglo XVIII que por la singularidad de esta obra y tapices se reubicaron en las salas de la tercera planta sur el Museo del Prado para convertirlos en verdaderas obras de arte en sí mismas y que se pueda disfrutar la belleza de cada cuadro.

Para los fans de los cartones y de Goya aquí disponéis de las conferencias de Janis Tomlinson: Un mundo de invención: los cartones de Francisco de Goya y de Gudrun Maurer: Goya en Madrid, Cartones para tapices 1775-1794.

  1. En 1891 Guillaumin ganó un premio de lotería de 100.000 francos, que le permitió dedicarse a la pintura sin preocuparse por el mercado y sus exigencias

Vestido ceñido con lentejuelas doradas

Maje

Una buena opción tanto para ataviarse de chica Freixenet como para asistir al Sorteo de Navidad en sintonía con los bombos.

Regalar