Navidad en la Polinesia

Cuando Gauguin murió tenía en su caballete el cuadro La bendición de los bueyes (también conocido como La noche de Navidad). Parece poco probable que los estuviera pintando en ese momento y se ha llegado a especular que los tenía cerca para verlos durante su agonía, pero eso es algo que probablemente nunca sabremos.

Paul Gauguin, Orana Maria, Te tamari no atua Paul Gauguin, El nacimiento de Cristo, hijo de Dios, Te tamari no atua

Merece un día especial el Señor Gauguin por dejarnos personalísimas y autobiográficas interpretaciones de la Navidad que aportan universalidad al salirse de la tradición iconográfica occidental, y que me atrapan por su ambiente a la vez cotidiano y exótico, como los cuadros que veis arriba, Orana María y Nacimiento de Cristo. ¿No son preciosos? 1 Desde luego, Van Gogh lo tenía claro: «¡Formidables! No fueron pintadas con el pincel, sino con el falo.» Quien sabe.

Fijaros en el cuadro de arriba… Sí, sí, está al revés. Cuando Gauguin murió en la miseria y despreciado por los colonos europeos, se realizó una subasta con sus bienes para pagar a sus acreedores. El subastador mostró el cuadro Pueblo bretón bajo la nieve al revés, y lo tituló, entre la risa general, Las Cataratas del Niágara. Fue adquirido por una cantidad equivalente a la que costaría ahora dos entradas para verlo en el Musée d'Orsay, donde está expuesto ahora. Pobre Gauguin.

  1. Para los que tengáis ganas de saber más sobre estos dos cuadros navideños del salvaje Paul Gauguin, os dejo este estupendo enlace a harte con hache. ¡Disfrutadlo!

Photo Plasma

Dr. Perricone

Para vuestro próximo viaje a la Polinesia, no os olvidéis de la Photo Plasma, una crema hidratante anti-edad con protección solar de uso diario. Sabemos que os extraña ese color rosado: proviene de la astaxantina, antioxidante conocido por su poder fotoprotector. Nada se deja al azar dentro de este bote de cristal.

Regalar