Nancy gallega

Lo que más me desquiciaba cuando jugaba a las muñecas 1 con mi hermana pequeña es lo que ahora recuerdo con más cariño. Moni las manchaba, desnudaba, cortaba el pelo y desmembraba; yo las lavaba, vestía, peinaba y curaba… De todas, mis preferidas y las únicas que mi hermana respetó escrupulosamente, quizás por miedo a una terrible represalia, fueron la guapísima Nancy gallega 2 que veis en las fotos y que me trajeron los Reyes en casa de mis abuelos; y la denominada por mi madre «dama antigua», que lucía un vestido tipo Lady Violet y que me regalaron al cumplir seis años.

Nancy gallega

Otras muñecas han llegado a casa hace poco, y aunque no juego con ellas, forman parte de mis preciados bibelots: unas Matrioskas rusas auténticas y otras preciosamente falsas, una bella y estilizada Kokeshi, un maniquí de dibujo al que llamo Andrés, Nínive la nadadora egipcia que dejó el Louvre para vivir con nosotros, la gansa Selma, Efímero un muñeco que reinventamos en honor al ballet triadico y una exclusiva Muñeca Margó de trapo manufacturada por mi amiga Petronia.

  1. ¿Conocéis las muñecas quitapenas?

  2. Los catálogos de Famosa la anunciaban así: «Nancy es una chica moderna, que trabaja, tiene una cara preciosa y unos cabellos que permiten todo tipo de peinados, un ropero lleno de modelos para todas las ocasiones, su dormitorio, sus maletas, sus postizos, sus bolsos… Una muñeca con la que jugar a cómo te gustaría ser de mayor». Y hoy: «Nancy es…¡ la más bonita!. Es una niña de hoy, no sólo en su apariencia física, sino también en gustos, inquietudes y hobbies. Ella es…muy dulce, guapa, solidaria, amiga de sus amig@s y ¡le encanta la moda!. Siempre está rodeada de alguna de sus mascotas y le encanta vivir nuevas aventuras.»