Adviento 2017, día 15
De Stradivarius y hongos

Er√°se una vez unos cient√≠ficos obsesionados en reproducir los mejores violines del mundo creados hace mucho, mucho tiempo por Stradivari y Guarneri. Investigaron a conciencia esos instrumentos intentando descifrar porqu√© todos los avances tecnol√≥gicos no hab√≠an conseguido igualar ni su tonalidad ni su sonido √ļnico y caracter√≠stico.

Descubrieron que las maderas de los Stradivarius proced√≠an de abetos y arces que crecieron en una √©poca muy fr√≠a. La escasa variaci√≥n de temperatura en el transcurso de las estaciones hizo que esos √°rboles crecieran poco: los cambios en los anillos y la variaci√≥n en la densidad de la madera eran m√≠nimos. ¬°Eureka! √Čse era el motivo por el que las cualidades tonales de los Stradivarius eran superiores a las del resto de violines. Ahora s√≥lo les quedaba saber c√≥mo replicar ese crecimiento lento.

Pasaron los a√Īos, hasta que un d√≠a del a√Īo 2008, consiguieron conferir a las maderas de las picea abies y acer platonoides de los bosques centroeuropeos la densidad y elasticidad necesarias para hacerlas sonar de forma m√°gica. Los duendes que les ayudaron fueron unos hongos llamados physisporinus vitreus y xylaria longipes, degradando la celulosa y humedeciendo las paredes de las c√©lulas de las maderas.

Los cient√≠ficos estaban locos de alegr√≠a por lo conseguido con este proceso de degradaci√≥n f√ļngica; pero ahora ten√≠an que certificarlo. As√≠ que, al a√Īo siguiente, en Sajonia, el violinista Matthew Trusler interpret√≥ tras una cortina y ante el p√ļblico y un jurado la misma obra con cinco violines diferentes: un Stradivarius de 1711 valorado en dos millones de d√≥lares y cuatro violines Rhonheimer modernos: la madera de setas triunf√≥, consiguiendo un sonido m√°s c√°lido y redondo.

Y colorín colorado, los hongos y la biotecnología fueron felices para siempre.

No dejéis de visitar las delicadas fotografías de #sogreatisthepowerofbeauty, ¡gracias Petronia Locuta!